martes, 5 de agosto de 2014

Empresarios del Crimen – Ignacio Coronel Villarreal




Cada día sobre la tierra es un buen día.

                                                                              Mel Bernstein. Scarface. 1983


La DEA y la PGR difieren en cuanto al origen de Ignacio Coronel por su lugar de nacimiento: Veracruz o Canelas, Durango, pero sí concuerdan que nació el 1 de febrero de 1954. Hijo de Mauricio Coronel y Clara Villarreal, hermano de María Eduviges, María de Jesús, Olimpia, Aurelio y Raymundo Coronel Villarreal. Sus parejas conocidas son Teresa de Jesús Galindo Quiñones y María Zulema Cárdenas Morfín; con la primera procreó a Mauricio Ignacio, y su otro hijo fue Arturo Coronel.


 King of Crystal

 Con el apodo de Nacho Coronel, inició a trabajar en el mundo del narcotráfico bajo los mandatos de Amado Carrillo Fuentes en 1980, primeros años para el Cártel de Juárez. Después de la detención de Héctor Palma Salazar El Güero y la desaparición de Eduardo Gonzales Quirarte, pasó a tener aun más poder dentro de la organización de El Señor de los Cielos, ahora como el encargado de la plaza de Guadalajara, en Jalisco.
 Conocido por las autoridades en los Estados Unidos como principal iniciador de la fabricación y tráfico de Metanfetamina entre otras drogas sintéticas, en poco tiempo se ganó el seudónimo de El Rey del Cristal.

Ficha criminal de Ignacio Coronel. Secretaría de Seguridad Pública y Cisen.

Sus conexiones con el gobierno federal fueron indispensables para lograr su asenso en la organización criminal de Juárez, y poco después en su transición a La Federación, cártel liderado por Joaquín Guzmán Loera El Chapo; aliado con Alejandro Patrón Laviada, conocido como La Vaca, hermano de Patricio Patrón Laviada, ex gobernador de Yucatán y el general Guillermo Álvarez Nahara, titular de la Policía Judicial Militar durante el sexenio Salinista, y poco después de la PJF a finales de la década de 1990.
Las más importantes zonas de operación de Nacho Coronel en el territorio mexicano fueron Baja California, Durango, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Tamaulipas, Zacatecas, Yucatán, Quintana Roo, gran parte de Estados Unidos, Centroamérica, Sudamérica y algunos países europeos. Esto fue a según la Ficha criminal de Coronel con la autoría de la Secretaría de Seguridad Pública y el Cisen.




En noviembre de 1993, Nacho Coronel fue detenido con otras 11 personas en Culiacán, Sinaloa a bordo de 3 vehículos cargados con un arsenal de armas. Coronel se identificó como César Arturo Barrios Romero, tenía 40 años de edad y dijo que era agricultor. Venía en compañía de David Serratos Gutiérrez, Jorge Zamora Gutiérrez, Alejandro Chaídez  Villalobos, José Luis Galeana Rosales, Armando Machado Coronel, Jesús Antonio Rivera y Dagoberto Rodríguez Jiménez. Este último, años después, se convertiría en un alias del supuesto capo abatido. 




 Las Bajas del Coronel

En junio de 1993, a pocos días del asesinato del Cardenal Juan Jesús Posadas, fue abatido Raymundo Coronel Villarreal, hermano de Nacho, por ordenes del general Jesús Gutiérrez Rebollo, quien años después sería encarcelado por asociación con El Señor de los Cielos, pero que en ese entonces deseaba esclarecer la muerte del eclesiastico. Cuando culminó el enfrentamiento, el cual se describió como una verdadera masacre por parte de los elementos del ejército, se encontró una libreta en una cajuela de un auto en donde se encontraban en la nomina varios funcionarios mexicanos que fueron sobornados por organizaciones criminales sudamericanas a cambio de protección.
 Unas semanas antes del 29 de julio de 2010, fue secuestrado el hijo de Nacho Coronel y asesinado por encomienda de Héctor Beltrán Leyva El H; el capo se encontraba destrozado emocionalmente, ya que su hijo tenía solamente 16 años.

 

Muerto en Vida


 Ignacio Coronel fue declarado muerto durante la conferencia de prensa emitida por el gobierno federal en la tarde del 29 de julio de 2010; la versión oficial del gobierno de Felipe Calderón dicta que murió abatido durante un enfrentamiento en una de sus casas de seguridad, en la ciudad  de Guadalajara, Jalisco. El Rey del Cristal no quiso entregarse a la justicia. Decidió morir acribillado, con una bala que le atravesó el cuello terminando en su pulmón y otra bala en la altura del intestino. El cadáver del capo quedó tendido en unas escaleras que conducían a un pasillo; las fotografías publicadas por el semanario Proceso presentaron a un hombre de tez clara (pero obscura por la falta de circulación a consecuencia del deceso), de estatura mediana y un poco de gordura en el abdomen. Con la barba bien recortada coincidía a la perfección con otra fotografía publicada anteriormente por el gobierno, en su programa de recompensas.



La primera sospecha de que la muerte de Nacho Coronel fue solamente un arreglo orquestado por el gobierno federal fueron las diferencias faciales que tenía el cadáver con otra fotografía presentada en por la PGR y en la portada de Proceso, en donde se mira al líder criminal con un deterioro obvio de su edad. La autopsia del supuesto Nacho Coronel decía que el cadáver presentaba una edad probable de entre 40 y 45 años de edad; para 2010, se suponía que Coronel tenía 56 años de edad ¿Por qué entonces su cuerpo presentaba una edad biológica 16 años menor a él?




Una diferencia que se puede agregar por esta imagen editada sobre la fotografía más conocida del capo y la postmortem puede ser la anchura de la frente y el tamaño de la boca

La teoría no quedó en el aire: Dagoberto Rodríguez, sujeto que fue detenido junto con Nacho Coronel en 1993 fue confundido en 2007 por la PGR con el capo y se presento como uno de sus alías; nació el 31 de julio de 1964. Su fecha de nacimiento concuerda con la edad biológica del cadáver encontrado en Guadalajara, Jalisco el 29 de julio de 2010 y que fue declarado como el cuerpo de Ignacio Coronel Villarreal, ¿Acaso él fue el chivo expiatorio que sirvió como pago a cambio del Rey del Cristal? Todo apunta que así fue, ya que las formulas dactilares que se practicaron en Guadalajara y que luego fueron enviadas a los archivos del estado de Sinaloa  revelaron que la identidad del fallecido era en verdad Dagoberto Rodríguez Jiménez.





El cuerpo del supuesto narcotraficante fue reclamado por su hermana María de Jesús Coronel para ser enterrado en el afamado cementerio Jardines del Humaya, en Culiacán, donde también se encuentra el de su ex jefe, Arturo Beltrán Leyva y el de  su sobrino, Mario Carrasco Coronel, quien fue abatido por el ejército el 30 de julio, un día después de la supuesta muerte de Nacho Coronel.

El Coronel - Grupo Escolta
                                                          
  Fuentes: 
              Los Señores del Narco - Anabel Hernández. 2010
              Semanario Proceso


                                                                                                           Por Ryder Kane

No hay comentarios.:

Publicar un comentario